¿QUÉ SON LOS SULFITOS?


Los sulfitos son derivados del azufre que se utilizan como aditivos conservantes de los alimentos.

Los sulfitos se añaden como aditivos a los alimentos procesados para:

  • Prevenir la oxidación de aceites y grasas.
  • Mantener el color original de los alimentos.
  • Prolongar la vida útil de los alimentos.
  • Prevenir el crecimiento de bacterias, mohos y levaduras, sobre todo en un ambiente ácido (por eso se usan por ejemplo en los zumos).

Los sulfitos también se usan a veces para blanquear almidones de alimentos y para la producción de algunos materiales de embalaje, tales como el celofán.

¿Qué son los sulfitos?

EN QUÉ ALIMENTOS SE ENCUENTRAN

Los sulfitos se emplean principalmente para la conservación de:

  • Zumos de uva, mostos y vinos, así como para la sidra y el vinagre.

En el vino, los sulfitos se encuentran de forma natural a bajos niveles. Posteriormente se añaden más para su mejor conservación. Esta práctica se viene realizando desde hace siglos y su finalidad es inhibir bacterias y mohos, evitar la oxidación del vino y preservar el aroma y frescor, garantizando así su calidad. Un exceso de sulfitos en el vino también empeora su calidad, ya que pierde color y toma un olor picante y altera su sabor. También se utiliza como conservante en:

  • Las salsas de mostaza y en los derivados de fruta.
  • Las conservas vegetales y crustáceos, ya que por su actividad antioxidante inhiben las reacciones de oscurecimiento que se producen por los enzimas de estos alimentos.

SULFITOS EN LA ETIQUETA DE LOS ALIMENTOS

Los alimentos y las bebidas que contienen sulfitos en concentraciones de 10 mg/kg - 10mg/l o más, deben advertirlo en la etiqueta.

Al igual que los sulfitos también deben ser declarados en las etiquetas otros alimentos e ingredientes que se sabe que producen hipersensibilidad, como son los cereales que contienen gluten como trigo, centeno, cebada, avena, trigo, centeno, escanda e híbridos de cereales; crustáceos y derivados; huevo y ovoproductos; pescado y productos derivados; cacahuetes, soja y los productos de éstos; leche y productos lácteos (incluida la lactosa); las nueces y productos que los incluyan.

La mención a los sulfitos en la etiqueta puede encontrarse de diferentes maneras:

  • Dióxido de azufre (E220).
  • Sulfito sódico (E221).
  • Sulfito ácido de sodio (E222).
  • Metabisulfito sódico (Disulfito sódico) (E223).
  • Metabisulfito potásico (Disulfito potásico) (E224).
  • Sulfito cálcico (E226).
  • Sulfito ácido de calcio (Bisulfito cálcico) (E227).
  • Sulfito ácido de potasio (Bisulfito potásico) (E228).

De esta manera, el etiquetado proporciona información al consumidor que le va a permitir elegir o evitar consumir alimentos que contengan sulfitos.

El hecho de que un aditivo tenga asignado un número E da garantías de que el aditivo ha pasado controles de seguridad y que ha sido aprobado para su uso en la Unión Europea.

SENSIBILIDAD A LOS SULFITOS

Los sulfitos pueden causar problemas en personas sensibles (asmáticos) provocando asma, que se caracteriza por las dificultades respiratorias, respiración entrecortada, sibilancia (sonido que hace el aire al pasar por las vías respiratorias congestionadas) y tos.

En el organismo humano el sulfito ingerido con los alimentos es metabolizado por la enzima llamada sulfitooxidasa. En sujetos con actividad enzimática normal no existe ningún problema, pero en las personas con sensibilidad elevada a los sulfitos los niveles presentes en algunos alimentos son suficientes para producir reacciones perjudiciales, aunque el mecanismo preciso no está bien claro. La única medida en estos casos es evitar los alimentos y las bebidas que contengan sulfitos.

Los sulfitos no tienen efectos teratógenos ni cancerígenos, no representando ningún riesgo para la inmensa mayoría de la población a los niveles presentes en los alimentos.

AUTORIZACIÓN DE LOS ADITIVOS EN LOS ALIMENTOS

Antes de que se autorice la comercialización de un aditivo se debe evaluar su seguridad, que consiste en estudiar su inocuidad y seguir un procedimiento de autorización.

La autorización de uso de un aditivo está sujeta a tres condiciones:

  • Que se pueda demostrar una necesidad tecnológica suficiente y cuando el objetivo que se busca no pueda alcanzarse por otros métodos económica y tecnológicamente utilizables.
  • Que no representen ningún peligro para la salud del consumidor en las dosis propuestas, en la medida en que sea posible juzgar sobre los datos científicos de que se dispone.
  • Que no induzcan a error al consumidor.

¿Dónde puedo encontrar más información?

Información básica sobre Aditivos -ACSA-

Información sobre Aditivos -AESAN-

Fecha de creación: 27-07-2011

Fecha de actualización: 19-12-2012

¿Qué son los sulfitos?
Veiss www.elika.net

ELIKA . Granja Modelo, s/n . 01192 . Arkaute (Álava) . Teléfono: 945 122 170 . Fax: 945 122 171 . berri@elika.net

Este sitio WEB no dispone publicidad de terceros ni recibe ningún tipo de financiación proveniente de publicidad.
Autoría: Todo el contenido de esta Web ha sido creado por el equipo de ELIKA

Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios.

Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.